Slide background

¿Podemos prepararnos para ser papás?

¿Podemos prepararnos para ser papás?

Prepararse para ser papás es cosa de pareja.

En nuestro país la dificultad para concebir afecta a un 15% de las parejas en edad reproductiva. De todos estos casos, se considera que una tercera parte se debe a causas masculinas, una tercera parte a causas femeninas, y el tercio restante a ambos miembros de la pareja.

Lograr el embarazo es cosa de dos.

Los hombres producen continuamente nuevos espermatozoides, en cantidades superiores a los 100 millones de espermatozoides diarios. La reserva de espermatozoides se renueva aproximadamente cada 72 días. Las mujeres, al contrario, nacen con todos los óvulos que dispondrán en toda su vida, aproximadamente 400.000, y liberan un óvulo por ciclo menstrual.

En el proceso de fecundación del óvulo, una vez el esperma es eyaculado, los espermatozoides tendrán que escalar la mucosidad del cuello del útero y después impulsarse con la ayuda de sus flagelos por las trompas de Falopio. Este recorrido será realizado en 45 minutos por los espermatozoides más ágiles, mientras que los más lentos, pueden tardar hasta 12 horas. De los varios millones de espermatozoides eyaculados que se encuentran en la mucosidad cervical, solo algunos miles llegarán a acercarse al óvulo en las trompas de Falopio, y finalmente solo uno fecundará el óvulo.

La calidad del esperma juega, por tanto, un factor crítico en el proceso de fecundación. Así pues, todo aquello que podáis hacer para mejorar la calidad del esperma será una forma de prepararse.

¿Cómo podemos contribuir?

El estrés, el estilo de vida y el consumo de algunos tóxicos como el tabaco, el alcohol o las drogas, están directamente relacionados con la calidad y cantidad del esperma masculino. Mejorando estos hábitos, influiremos positivamente en la fertilidad.

Dieta
Se recomienda seguir una dieta equilibrada baja en productos excesivamente ricos en grasas.

Alcohol
El consumo excesivo de bebidas alcohólicas, afecta a la calidad de los espermatozoides.

Drogas
El consumo de drogas está directamente relacionado con la calidad seminal.

Tabaco
El tabaco influye en la cantidad de esperma y su movilidad.

La actividad sexual
La actividad sexual frecuente renueva los espermatozoides.

Peligros ambientales
Si trabajas o estás expuesto a tóxicos ambientales (como pesticidas, disolventes orgánicos, humos o radiación), podrías estar dañando la calidad del esperma. Hay evidencias de la toma de alimentos que aporten metales pesados puede ser que aumenten las probabilidades de infertilidad masculina.

Temperatura
Evitar calor excesivo en los testículos y ropa ajustada o el uso de portátiles sobre el regazo o dispositivos que desprendan radiaciones tales como microondas, teléfonos móviles, etc... . Para optimizar la producción de espermatozoides es importante mantener a menos temperatura los testículos que el resto del cuerpo. Tampoco se recomienda el uso de ropa excesivamente ceñida.